Actualmente contamos con 1°, 2° y un bigrado de 3° y 4°.

En esta etapa los niños comienzan a descubrir un mundo nuevo y a cuestionarse, exigiendo respuesta a todas sus preguntas, estas respuestas deben motivar su voluntad para aprender.

El diseño de la currícula responde a cada una de las etapas del niño.   Se les acompaña respetando las necesidades que cada uno de ellos presenta, para que logre un verdadero aprendizaje, un verdadero desarrollo anímico saludable y una gran sensibilidad ante el mundo.

A diferencia de las escuelas tradicionales, no se presiona al niño con exámenes ni exigencias de rendimiento, sino que se fomenta el desarrollo cooperativo basado en el énfasis de la individualidad; no hay libros de texto, ya que los niños crean sus propios libros con los temas impartidos por los maestros y no hay calificaciones, al final del ciclo escolar cada alumno recibe una evaluación escrita sobre su rendimiento.

Toda la enseñanza que se le da al niño en esta edad, sólo puede hacerse a través de imágenes y experiencias, no de conceptos abstractos.

En cada grupo la mañana comienza con un verso, se realiza una parte rítmica con juegos y ejercicios y se hace una retrospección de la clase anterior. Los niños aprenden las materias como: Español, Matemáticas, Ciencias Naturales, Habilidades Sociales, Geografía, entre otras, de acuerdo a su grado. Estas materias son impartidas por bloques de unas 3 o 4 semanas, los cuales se enseñan en la primera parte del día y es llamada la clase principal.   Concluido un bloque, se comienza con el siguiente, esta alternancia de contenidos facilita el aprendizaje y permite que el niño se nutra de la vivencia de aquella materia para luego retomar con mayor impulso.  Las clases complementarias que también toman los alumnos son: dibujo de forma, clase de inglés, manualidades, tejido, acuarela, modelado en barro, juego y movimiento, trabajo con la tierra (hortaliza), cocina, música y canto.

Esto conduce increíblemente al niño a un verdadero conocimiento y a una experiencia única en la vida.

Nuestros niños de primaria al finalizar el  6° grado de primaria, recibirán su certificado otorgado por  el (INAEBA) Instituto de Alfabetización y Educación Básica, con validez oficial. 

“Cuando un niño puede relacionar lo que aprende con sus propias experiencias, su interés vital se despierta, su memoria se activa, y lo aprendido se vuelve suyo”

-Rudolf Steiner