Contamos con maternal para niños de 2 a 3 años y dos grupos de jardín de niños de 4, 5 y 6 años.

Tratamos de que el niño pueda percibir el Jardín de Infancia como un puente de la casa a la escuela donde ellos pueden sentirse en familia, en un ambiente seguro, cálido y amoroso, donde cuidamos su infancia y acompañamos su desarrollo en los primeros 7 años de vida, con un ritmo vital.   El cual se denomina así, porque tiene expansión y contención, lo que hace que el niño se sienta seguro y tranquilo.  

En esta etapa el niño despierta la capacidad de asombro, los maestros Waldorf tratamos de mantener vivo el sentido de la maravilla natural en los niños y su sentido de unidad y participación inconsciente con el mundo.  Ellos perciben un mundo lleno de bondad. 

También se prepara al niño, dando todas las herramientas necesarias para que esté listo física y mentalmente para iniciar su nivel primaria.  Esto se realiza mediante el trabajo de la voluntad, a través de actividades significativas de la vida, y mediante el cultivo de los sentimientos a través de las artes, la estimulación de la imaginación, creatividad, la fantasía y el juego libre.   Los materiales y juguetes que utilizamos también forman parte importante para el desarrollo del niño, por ésta razón son 100% naturales y sencillos tales como, conchas, piñas, piedras, troncos, telas, madera etc.  los cuales dan oportunidad al niño de desarrollar su imaginación, fantasía y creatividad. Ayudan también a que el niño desarrolle una relación sana con el mundo material. Todo esto en conjunto permite que las facultades intelectuales de los niños, se desarrollen en forma natural.

También se fomenta el sentido de reverencia y se profundiza a través de actividades, cuentos, festivales que permiten al niño vivenciar el transcurso del año.

Algunas actividades dentro del Jardín de Infancia son: juego libre, rondas infantiles, canto, pintura, modelado en cera, tejido de dedos, dibujo libre con crayola, tareas prácticas, manualidades, cuentos, narraciones, títeres, elaboración de sopa y pan y tiempo de descanso.  Además, se fomenta el cuidado de la naturaleza, participando en la alimentación de los animalitos de la pequeña granja, regando plantas, sembrando y cuidando de la hortaliza.

En esta etapa los niños están en un periodo de imitación, aprenden de quienes están a su cargo pues ellos imitan sin restricciones y no tienen la capacidad de discernir. Es por esta razón que las maestras jardineras deben ser dignas de imitar mostrando integridad en el actuar y pensar.

El objetivo del Jardín de Niños, es cuidar la infancia del niño y hacer de él un ser libre que pueda dar dirección a su vida y que logre vivir a plenitud teniendo una infancia feliz, así es como el niño aprenderá a ser y a hacer.

“Lo que hacemos para el niño no lo hacemos para el momento, sino para toda la vida”

-Rudolf Steiner